Seguidores

Buscar este blog

sábado, 12 de febrero de 2011

LAS HUELLAS DEL TEJÓN (MELES MELES)



En cualquier sitio te lo puedes encontrar. Como podéis ver, las huellas estaban entre parcelas de arroz de las Vegas Altas del Guadiana. Gracias a sus rastros, que lo van delatando, podemos saber algo más sobre este mustélido predominantemente nocturno.

Concretamente la foto es tomada, de la huella del pie izquierdo.




El principal rasgo distintivo del tejón es el denso pelaje que cubre todo su cuerpo, de un color pardo grisáceo que se torna negro en las partes inferiores (garganta, vientre) y en las patas. La cara del tejón posee un característico antifaz negro que contrasta sobre el color blanco de la misma.

Perteneciente al genero meles, es un mustélido que adorna nuestros ecosistemas con sus grandes y sofisticadas excavaciones. En Inglaterra se descubrió una tejonera que contaba nada más y nada menos con 879 metros de túneles, 50 compartimientos, y 178 entradas. Más tarde se demostró que se trataba de una tejonera heredada por generaciones (E. Neal, 1977).



Es un mamífero semiplantígrado, de patas fuertes y robustas, con cinco dedos en cada una y la planta almohadillada. Tienen unas uñas largas y fuertes que quedan en sus huellas de una forma muy clara.

Pesa entre 10 y 16 kg y puede llegar a medir entre 65-100 cm de largo., siendo la cola de 15 cm. de longitud. Tiene una alzada, que ronda los 45-55 cm.

Por su dieta variada el tejón es considerado como omnívoro. Como las abejas, gusanos, cereales, setas, moluscos, frutas, la miel (de ahí su nombre latino -meles: es miel en latín), otros invertebrados, mamíferos, reptiles, frutas, plantas e incluso no desprecia la carroña. Lo definen como el más vegetariano de los carnívoros.

Son animales sociables y suelen vivir en grupos que varia entre 2 y 12 ejemplares. Entre ellos, existen de 4 a 6 adultos.



Es un animal tremendamente limpio, les gusta bañarse en el agua y parece inmune a las picaduras de las avispas, abejas y víboras. Su visión es en blanco y negro y los individuos viejos son ciegos pero son capaces de sobrevivir en la naturaleza guiándose de su mejor sentido, el olfato.

Se dice que en España los tejones no hibernan. Más concretamente se habla de un periodo de inactividad o de actividad mínima.

Sus mayores enemigos o problemas para la supervivencia son: el oso, lobo o el lince, zorro, la gineta o el gato montés…que acaban con las crías del tejón y algunas rapaces.